domingo, 5 de junio de 2016

Pensamientos de una piba que va al supermecado

En el chino pagas
la birra con billetes 
de dos pesos
ajusticiando un eterno
vuelto en caramelos.

Cada vez que te veo
en la fila escondo 
las toallitas,
devuelvo los chocolates
y sumo un espumante.

Con esos joggins
al cuerpo sos una
sonora tropicana
cada vez que te imagino
en mi cama.

Por la puerta de mi
casa corriendo pasas
mientras me clavo
los hidratos que 
calman mi pensar.

En la calle
apareces como
superhéroe de 
comic urbano
Todo se pone lento
cuando te miro
en semiprimer plano.

Con vos sufro 
continencia de 
personalidad
porque me pongo 
tímida e idiota 
por demás.

Ay si me dejases
podría estar
chapándote
en la heladera 
imaginaria
de los lácteos.

No sé tu nombre.
Hace casi media vida
tengo esta fantasía
de jugar a quererte
con mi anatomía.

Sos la hormona
que sublevó
y descontroló
mi tranquilidad 
barrial.

Sos el amor de recreo,
el tiempo extra en 
mi patio delantero.









1 comentario: