lunes, 13 de julio de 2015

Anfibia

Juana y el abismo van sucediéndose como la relación que mantienen dos amantes desde las comisuras de sus cuerpos usados. Ella vive distrayéndose y decorando las ventanas del salón con huracanes. Bailando en medio de la ostentación, descuida el apoyo de sus pies y en un ebrio cruce cae dejando un lamento esparcido por todo el piso. Desde lejos él la mira, la incorpora a sus pensamientos con bastante frecuencia. Tanto que se vuelve una tortura. En su ignorancia ella tiene el poder de balancearse como el viento de otoño dentro de su corazón. Juana no percibe, no concentra ningún tipo de fuerza en querer observar realmente, juega a no ser dentro de una enajenación narcótica. Se divierte en la piel de sapos que besa a través de pantallas hacia el interior de sus piernas. Ese juego infinito que desboca en la paranoia de un cansancio que se devoró todos los éxitos de un momento. Ella se pierde en las voces, en las conversaciones pero no se comunica con nadie. Hace rato se volvió adicta a la soledad y no sabe estar con las personas. Solo permanece con ojos abiertos en charlas insignificantes. Hace tiempo que esto se volvió un constante en su vida tanto que hasta perdió la voz. A pesar de eso le es imposible pasar desapercibida, la gente la encuentra fascinante en la imprudencia de su encanto. Baila, baila y se refriega en el aire que la encuentra y la devuelve como el hilo de un ovillo que se desprende. El viento hace con ella lo que quiere, es su única posesión. No conoce el amor y prefiere no tocarlo, lo respeta demasiado y le teme dentro de un lugar habitado por su sinceridad. Juana es la tormenta de arena que arrasa y golpea los fantasmas de las personas, es por esta razón que pocos se animan a pararse frente a ella. La música deja de sonar y Juana tropieza con el hilo que la adormece en la frecuencia de los días, algo la desenvuelve, la descubre y, de algún modo, la despierta de un sueño nocivo.

jueves, 2 de julio de 2015

Amarillo

Tarantino, voy a comerte
todo y ponerme gualda
como la banana de Warhol.
Grayskull, dame la fuerza
para poder empuñar mi
espada ocre y derribar
a todos los gigantes que se
ponen la gorra y no me dejan pasar.

Dejemos el mambo poético
y hagamos cumbia sobre
el occiso de las hojas rotas
mientras nos devoramos.
Sulfatame, oxidame
y rompeme los espacios
habitados al carajo.

Sacame de este mar de hule
para bailarnos con barrio,
quilombo y apoyada.
Tocame con tus manos
embebidas de limones
y dale el giro a los pasos inciertos
de ésta vereda errada.

Montemos éstos cuerpos
sobre el puto polen
para rascarnos la piel
mientras intentamos
volarnos todo y sucumbir
entre gemimos
de alergia.

Tocame con wisky
así quedo en estado
ambarino sobre la banal
existencia de esta
necesidad imperante
de encontrar la histeria.